martes, 17 de enero de 2012

Cerca Montosa - San Rafael

Situada en la zona del Baldío, antes de llegar a la Puerta de Campanillas y muy cerca del nacimiento del Río Gudillos.

Cerca Montosa

Según hemos podido saber, se inició la construcción de esta edificación por los años 50 a 60, utilizandose dinero público y siendo su promotor la Organización Sindical Española, conocida comúnmente como Sindicato Vertical de los Trabajadores, Organismo de la administración franquista, que fue la única organización sindical autorizada entre los años 1940 y 1976.

Nos cuentan, que la intención fue crear una residencia de las “Hermandades del Trabajo”, organismo que no será desconocido para los lectores de cierta edad. En la actualidad sigue teniendo actividad  y dos establecimientos en El Elpinar. Ellos mismos se definen como: 

"Un movimiento eclesial fundado por Abunfio García Román y un grupo de trabajadores cristianos laicos, aprobado en el año 1947" 


Ignoramos el motivo que provocó la paralización de las obras.
Se vendió en subasta pública a un doctor que estuvo vinculado al Club Atlético de Madrid y éste a su vez, se lo vendió a otra persona, de la que desconocemos nombre.

En los años 80 (cuando el boom de los montañeros en San Rafael), esta finca se llenaba de macuteros. Me cuentan, que los chavales de San Rafael se subían muchas veces al tejado, para disfrutar de las estupendas vistas, del silencio y del fácil eco.

El tejado era de zinc, con corcho como aislante, pero con el paso del tiempo se fueron llevando todo lo que podía ser aprovechable.

Tampoco se conoce con certeza, cual iba a ser el nombre de esta edificación. Lo cierto es que su denominación actual, coincide con el del arroyo que fluye bordeando su cerca sur.

Actualmente y como tantas otras edificaciones que han abandonado su destino inicial, es dedicada a almacén de paja para el alimento de ganado vacuno.

Al tratarse de cerca privada no he considerado conveniente acceder al interior. 
Mi agradecmiento a José Miguel Labrador y Santi Calvo por su inestimable colaboración..







7 comentarios:

  1. No te llamaré Alfonso , te llamaré EFICACIA.
    Amigo muchas gracias por este barniz que periódicamente nos das (dos manos y con paletina)a los iletrados.
    Un abrazo,
    Javier B

    ResponderEliminar
  2. Curioso reportaje, con un lujo de documentación. Alguna de las fotos muy bonitas.
    Esa cerca ya la veremos de otra forma en nuestros paseos.
    Un saludo
    David_cam

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito reportaje fotografico, lastima que el final de todas estas edificaciones sean destino de almacen de paja, no se yo si a este paso asi vermos acabar la majestuosa Casa de Las Campanillas <>.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito el repotaje.Lo que yo valoro y mucho es la facilidad que tiene Alfonso para documentarse,mi enhorabuena soy Fernando

    ResponderEliminar
  5. Alfonso no es si no un placer comentar tus reportajes.. no siempre el tiempo lo permite.

    Este reportaje es muy interesante por atisbar cosas de nuestra historia reciente tan olvidada y poco conocidas.

    Gracias por ilustrarnos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, yo soy uno de los macuteros que íbamos hace ya un buen puñado de años (más de 30) junto con mis colegas de tios y tias.
    Lo llamábamos "El Hospital de Gudillos".
    Solíamos ir en tren desde Madrid y pasábamos allí el fin de semana, dormíamos dentro y era una gozada tumbarse en los tejados al sol sobre las planchas de zinc o, simplemete ver las estrellas en una noche bien despejada.
    El entorno era precioso, incluso era la época en la que podíamos hacer "chascas" al aire libre(lo hacíamos con máxima precaución y nos permitía a veces dormir en vivac junto al fuego) y nunca pasó nada. Incluso había guardias forestales que por la noche se sentaban junto a la lumbre con nosotros y nos contaban historias de miedo del lugar. Las noches de mucho viento, se formaban sonidos cuasi-musicales y, junto a las historias contadas e inventadas, pues nos acojonábamos unos a otros. Las tormentas dentro del "hospital" eran una pasada al estar en medio de la montaña. Muy, muy divertido.

    Tengo unos recuerdos de esto inolvidables. Espero poder volver por allí algún día para revivirlos insitu.

    Agradezco el reportaje, mogollón.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Txavi, te agradezco tu comentario y tu historia. Si visitabas la zona hace años, seguro que habrás podido encontrar en este blog reportajes de otros lugares conocidos. Te recomiendo que veas también:
      http://www.alfonsoyamigos.es
      Un saludo.

      Eliminar

Gracias por dejar vuestro mensaje.
Son importantes para mí.
Un abrazo
Alfonso